El mayor portal sobre protección y diversificación de activos internacionales

Horas Laborales 9:00-18:00 wknd
icon-skype-png icon-telegram-png icon-viber-png icon-whatsapp-png

El mayor portal sobre protección y diversificación de activos internacionales

Horas Laborales
9:00-18:00 wknd
+372 5 489 53 37
+381 6911 12327

¿Sabe cuál es la mejor manera de mantener el valor de sus dólares estadounidenses? ¡Una Segunda Ciudadanía!

Notice blue

Tenga en cuenta: actualmente hay ofertas por tiempo limitado disponibles debido a la pandemia de COVID-19 que hacen que invertir en una nueva ciudadanía sea más atractivo que nunca.

¿Es el 2022 el momento adecuado para invertir sus dólares estadounidenses en una segunda ciudadanía? Aquí aprenderá sobre algunas opciones nuevas en el Caribe y más allá: para obtener un segundo pasaporte a través de la ciudadanía por inversión, también conocida como ciudadanía económica.

Alrededor de 30 jurisdicciones ofrecen programas de ciudadanía por inversión como una «vía rápida» para obtener su residencia, ciudadanía y, por lo tanto, pasaportes a cambio de inversiones directas. También se denominan ‘ciudadanía por inversión’, ‘residencia por inversión’, ‘programas de ciudadanía económica’, ‘residencia de inversionista’, ‘una segunda ciudadanía’, ‘Golden Visa’, o simplemente, y más comúnmente, ‘ciudadanía a través de inversión’.

Passport for investment

¿Por qué exactamente este año es el momento adecuado para invertir sus ahorros en dólares estadounidenses?

  • Las economías golpeadas por la pandemia en todo el mundo se están reduciendo.
  • Nuevas olas de inestabilidad política se están extendiendo incluso en las regiones más avanzadas.
  • Los desastres naturales están batiendo récords.
  • El valor del dólar estadounidense continúa su tendencia a la baja, mientras que la inflación crece. Uno de los escenarios a mediano plazo más probables puede ser la caída significativa del dólar como resultado de la crisis de la deuda del gobierno de EE. UU.

Si tiene una buena estrategia de respaldo, ¡ya está muy adelantado! La mayoría de los inversores están confundidos y, sin embargo, no hacen nada para proteger el valor de sus ahorros en dólares.

Sería una buena idea considerar invertir en algo real y duradero. Algo que puede brindar tanto recompensas financieras como puro disfrute y lujo a su familia y a las generaciones futuras. Esta es una alternativa mucho mejor que mantener sus fondos en un banco o en los mercados con un retorno de casi cero, donde su inversión probablemente será eliminada por la inflación.

Este artículo destaca la urgencia de la estrategia de ciudadanía económica como una excelente inversión, brinda ejemplos de posibles soluciones del plan B, analiza los vínculos entre la caída del valor del dólar estadounidense y el estado actual de la deuda nacional de los EE. UU., y finalmente ofrece asesoramiento y ayuda de expertos.

Su familia confía en su capacidad para protegerlos y su bienestar futuro al poner en marcha su plan de contingencia. ¡No los decepcione!

2 ° Ciudadanía como una bendición para los inversionistas

Para muchas familias, invertir en un segundo pasaporte ofrece dos beneficios: la escotilla de escape inmediata del “Plan B”, y también la diversificación del riesgo financiero… en otras palabras, protección a prueba de balas contra tendencias adversas.

Los participantes de los programas de ciudadanía por inversión pueden tener muchos retornos de la inversión:

  • en primer lugar, la nueva ciudadanía en sí misma, y la flexibilidad en la planificación de la residencia que conlleva;
  • la libertad de un mayor número de viajes sin visa o con visa a la llegada que viene con los pasaportes emitidos por algunas jurisdicciones;
  • acceso a privilegios importantes (salud, educación, jubilación, otros beneficios) en ambos países en caso de doble ciudadanía;
  • su protección contra riesgos políticos y de otro tipo en su país de residencia actual; 
  • no necesita un permiso de trabajo si decide encontrar un nuevo trabajo o iniciar un negocio en su nuevo país; 
  • la probabilidad de oportunidades de planificación fiscal más beneficiosas;
  • el derecho a comprar cualquier propiedad local sin limitaciones establecidas para extranjeros;
  • un nuevo mercado para su negocio; 
  • nuevas ideas para el emprendimiento en otros campos; 
  • la oportunidad de diversificar algunos de sus ahorros en dólares para no «poner todos los huevos en una sola canasta» en su país de origen;
  • la emoción de ampliar y enriquecer su experiencia cultural;
  • otros incentivos, incluida la satisfacción con su participación en los proyectos de desarrollo de la jurisdicción anfitriona.

En los últimos años se ha visto una tendencia de rápido crecimiento: individuos de alto poder adquisitivo, hartos de la actitud de «gravar impuestos a los ricos» y de la «inseguridad socialista» de muchos países occidentales, decididos a encontrar un entorno social y empresarial más amigable con un nivel de vida más alto, mejor protección contra desastres de todo tipo y mejores oportunidades comerciales.

Por ejemplo, Antigua y Barbuda, la Mancomunidad de Dominica, Granada, Santa Lucía y San Cristóbal y Nieves ofrecen atractivos incentivos a los inversionistas extranjeros que desean obtener una segunda ciudadanía por inversión y llamar hogar a su pequeño paraíso tropical.

El programa “Dominica Second Passport”, por ejemplo, se lanzó en 1993 y es una de las opciones de ciudadanía económica más conocidas, asequibles, rápidas y flexibles. El programa proporciona la ciudadanía de este país caribeño si realiza una inversión única en el Fondo de Diversificación Económica (EDF) o compra algunos bienes inmuebles.

Si desea comprar alguna propiedad, puede elegir entre una variedad de resorts de lujo, incluidas marcas de renombre mundial como Hilton, Kempinski y Marriott.

Su adquisición de bienes raíces en Dominica le brinda la oportunidad de lo mejor de ambos mundos: puede comprar un pedazo de paraíso y al mismo tiempo proteger su riqueza del inminente colapso del dólar.

Al donar al EDF, puede participar en la mejora y el desarrollo general del país anfitrión. El dinero aportado a las cuentas del Fondo se canaliza a los sectores de salud, educación y turismo, ya importantes proyectos que preparan a Dominica para los efectos del cambio climático.

Después de un riguroso proceso de selección (dado que Dominica acepta solo inversionistas del más alto carácter moral, sin antecedentes penales), los solicitantes exitosos reciben muchos beneficios, que incluyen:

  • acceso sin visa o visa a la llegada a casi 140 países y territorios
  • atractiva cuenta bancaria
  • inversión, oportunidades de negocio
  • el permiso para pasar la ciudadanía de Dominica a las generaciones futuras.

Tenga en cuenta lo siguiente: el gobierno de Dominica ha modificado recientemente las reglas del programa para la inclusión de familiares adicionales en la solicitud presentada por el solicitante principal. Por lo tanto, cualquier miembro de la familia apoyado por el solicitante/cónyuge principal ahora puede calificar para un pasaporte y ciudadanía. Incluso se pueden agregar a la solicitud hijos mayores de 18 años, padres, abuelos, hermanos y el cónyuge del solicitante principal. Además, se pueden agregar nuevos solicitantes a la solicitud después de que el solicitante principal haya obtenido la ciudadanía y el pasaporte.

Si necesita más detalles sobre todos los incentivos que se ofrecen a los solicitantes de ciudadanía económica en todo el mundo, consulte nuestros artículos en este portal.

El programa Dominica es solo una de las opciones recomendadas. De hecho, según sus circunstancias individuales, es posible que haya mejores opciones. Hemos cubierto Santa Lucía, Antigua, Granada, San Cristóbal y Nieves, Turquía, Vanuatu y más de otras 20 jurisdicciones aquí mismo en nuestro portal.

Comience a hacer una preselección de los destinos más atractivos para su inversión.

Le invitamos a ponerse en contacto con nosotros para obtener asesoramiento gratuito más específico y servicios de pago. Nuestra dirección electrónica se encuentra en la parte superior de esta página.

Notice blue

Más sobre el Programa de Inmigración por Inversión para San Cristóbal y Nieves.

La “bola de nieve cuesta abajo” de la deuda pública de EE. UU.

¿Por qué los expertos financieros, los inversores y los comerciantes están perdiendo la fe en la estabilidad del dólar estadounidense y pronostican su colapso? Porque analizan el crecimiento de la deuda nacional de EE.UU. y sus impactos directos.

El 8 de enero de 1835, el presidente Andrew Jackson de los Estados Unidos de América hizo algo sin precedentes. Ningún otro presidente estadounidense había hecho algo así antes que él, y tampoco nadie lo ha hecho desde entonces: Jackson pagó la deuda nacional de los Estados Unidos.

Jackson era un conservador fiscal acérrimo. Despreciaba a los bancos. Según su biógrafo, Jackson calificó las acciones del banco nacional y la deuda nacional como “una falla moral” y “magia negra”. Para lograr su objetivo de pagar por completo la deuda nacional de los Estados Unidos, Jackson vetó algunos grandes proyectos de construcción, vendió algunos terrenos federales en el oeste y cerró el banco nacional. Como resultado, la deuda nacional de alrededor de USD 58 millones se pagó en 6 años. La situación de deuda nacional cero duró solo unos meses.

Desafortunadamente, una combinación de diferentes circunstancias provocó nuevas rondas de gastos y préstamos imprudentes por parte de los estados y el gobierno nacional. Los investigadores mencionan varios factores que desencadenaron la nueva acumulación de deuda nacional: la política fiscal de Jackson, las recesiones en las economías extranjeras, la promoción de procedimientos crediticios menos estrictos en los bancos autorizados por el estado después de la destrucción del banco nacional, la emisión de bonos emitidos por el estado, la especulación ventas de tierras a cambio de monedas de oro, el Pánico de 1837. Desde entonces, Estados Unidos ha estado endeudado.

La deuda nacional de EE. UU. superó los mil millones de dólares por primera vez en la historia durante la Guerra Civil; al final de la Segunda Guerra Mundial, creció a USD 269 mil millones en 1946, superó USD 1 billón en el apogeo de la Guerra Fría a principios de la década de 1980, alcanzó un nuevo máximo de USD 10 billones en 2008 (con la deuda a -Ratio del PIB en aproximadamente el 68%) después de años de guerras en Irak y Afganistán, seguidas de la recesión financiera mundial.

Con la deuda nacional total a partir de octubre de 2020 superando los USD 27 billones (casi el 136 % del PIB), el Tesoro de EE. UU. informó que para el año fiscal 2020, que finalizó el 30 de septiembre, el déficit de EE. UU. alcanzó los USD 3,13 billones. Fue más del triple de lo que fue el déficit anual en 2019.

La relación deuda/PIB es una herramienta útil para economistas, políticos e inversores. Indica la capacidad de un país para pagar su deuda. Según el Banco Mundial, el punto de inflexión está en el 77% del PIB. Los datos aquí presentados se toman del recurso oficial disponible públicamente: el sitio web del Departamento del Tesoro de EE. UU. «Debt to the Penny». Tenemos que añadir, sin embargo, las siguientes observaciones.

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto grave en la economía estadounidense: muchas empresas cerraron, muchas personas perdieron sus trabajos, el consumo público se redujo, el crecimiento económico se desaceleró, hubo que hacer inyecciones sólidas de fondos de ayuda para ayudar a los hogares, los establecimientos médicos. , negocios. En circunstancias tan críticas, sería incorrecto confiar en la relación deuda/PIB como indicador de si un país incumplirá o no. Sin embargo, su tasa actual (por encima del 136 % del PIB) está muy por encima del 77 % de referencia y señala que la recesión se está extendiendo.

Los expertos coinciden en que, en un futuro próximo, la deuda nacional de EE. UU. muy probablemente superará los 30 billones de dólares. Sin embargo, el gobierno de los EE. UU. no tendrá que devolverle el dinero a nadie. Como regla general, cuando vencen los bonos del gobierno de EE. UU., muchos tenedores de bonos simplemente reinvierten los ingresos de las notas del Tesoro anteriores en nuevos bonos del gobierno. La bola de nieve de la deuda está creciendo.

En abril de 2020, los rendimientos de todos los tipos de bonos del Tesoro se desplomaron. Tarde o temprano, será necesario frenar la deuda nacional aumentando los impuestos, recortando los gastos gubernamentales, invirtiendo en nuevos puestos de trabajo, cerrando algunos programas costosos o por arte de magia. Hasta entonces, el dólar estadounidense seguirá siendo vulnerable.

Los inversores extranjeros pierden la confianza en el dólar estadounidense

Los principales tenedores extranjeros de valores del Tesoro, incluidos los gobiernos de Japón y China continental (los dos mayores tenedores de bonos del Tesoro de EE. UU.), ya han reducido la participación de los valores del gobierno de EE. UU. en sus cuentas de custodia en el extranjero.

En febrero de 2020, poco antes de que comenzara la pandemia de Covid-19, los gobiernos extranjeros tenían más de un tercio de la deuda pública (casi 7,23 billones de dólares estadounidenses en bonos del gobierno de EE. UU.). Para noviembre de 2020 (según los datos publicados por el Departamento del Tesoro de los EE. UU. en enero de 2021), el valor total de las notas del Tesoro propiedad de gobiernos extranjeros había caído a alrededor del 25 % de la deuda pública total (por debajo de USD 7,07 billones). La caída no es abrumadora. Pero tal tendencia indica una clara renuencia de los gobiernos extranjeros a comprar más títulos de deuda del gobierno estadounidense.

Asuntos domésticos apremiantes

Además de los gobiernos extranjeros, otro tenedor importante de los bonos del Tesoro de EE. UU. es un grupo de agencias federales y fondos fiduciarios de EE. UU. (como el Fondo Fiduciario de la Seguridad Social de EE. UU., los fondos de jubilación de empleados públicos federales y los fondos de jubilación militar). En otras palabras, la deuda intragubernamental es propiedad de los propios ciudadanos estadounidenses.

A lo largo de los años, el sistema de Seguridad Social ha acumulado enormes reservas de efectivo en varios fondos fiduciarios. Los fondos fiduciarios han invertido principalmente en bonos del gobierno de EE. UU., comprando los nuevos cuando vencen los bonos existentes, ayudando así al gobierno a refinanciar su deuda. Pero esta vez el Seguro Social se ha enfrentado a un gran problema.

Los Fondos Fiduciarios del Seguro de Vejez y Sobrevivencia (OASI) y del Seguro de Invalidez (DI) se están quedando sin dinero rápidamente. A fines de 2019, el programa de Seguridad Social brindaba beneficios mensuales a alrededor de 64 millones de personas. Antes del confinamiento por el Covid-19 y las medidas de distanciamiento social, el Departamento del Tesoro esperaba que los fondos fiduciarios se agotaran por completo para 2034. Hoy en día, algunos analistas, es decir, los expertos del Bipartisan Policy Center (BPC), predicen un agotamiento total de los fondos fiduciarios a medida que a principios de 2029 debido a los efectos adversos de la pandemia de Covid-19.

Los paquetes de estímulo urgentes y de gran alcance sin precedentes para mantener el país a flote durante la crisis han implicado subsidios directos, préstamos, incentivos fiscales a individuos, empresas, industrias enteras en EE. UU. Han estado agotando rápidamente los recursos de la Seguridad Social y Medicare de EE. UU. Al mismo tiempo, la recaudación de impuestos sobre la nómina se ha suspendido parcialmente, los niveles de desempleo se mantienen en 8,4%, muchas pequeñas empresas han cerrado, la entrada de fondos al sistema de seguridad social está disminuyendo.

Para financiar los pagos del Seguro Social, el Fideicomiso del Seguro Social tendrá que retirar dinero del sistema cuando venzan los bonos del Tesoro, en lugar de comprar nuevos valores. La Oficina de Presupuesto del Congreso predijo el año pasado que la pandemia de COVID-19 elevaría el déficit del año fiscal 2021 a 2,1 billones de dólares. Según las proyecciones actuales, la respuesta federal a la pandemia de COVID-19 impulsará el déficit de 2021 muy por encima de los 3 billones de dólares.

El déficit federal ya es casi el doble de lo que era en su pico anterior durante la Gran Recesión.

Parece que la única forma de hacer frente al déficit es que la Reserva Federal «imprima» billones de dólares nuevos, tal como lo hizo la Fed en 2020. En tales situaciones, entra en juego la «magia negra» del sistema bancario central de EE. UU. jugada: la Fed logra “evocar” dinero “de la nada” y aumentar la oferta monetaria, utilizando posteriormente ese dinero para comprar bonos del gobierno de EE. UU. En 2021, la agencia tendrá que volver a hacerlo y emitir billones de dólares.

Los inquietantes pronósticos y escenarios proyectados para la economía, la deuda nacional y la política de EE. UU. están cada vez más presentes en los medios de comunicación. El número de defensores de varias alternativas al dólar estadounidense (desde las criptomonedas hasta el buen oro viejo) también está creciendo.

Sin embargo, nuestros lectores habituales de International Wealth son muy conscientes de las ventajas de la ciudadanía económica como la mejor alternativa a cualquier activo convencional.

Servicios de expertos a los solicitantes

Si necesita más información sobre ciudadanía económica u orientación práctica y ayuda de expertos de International Wealth, escriba a nuestra dirección electrónica en la parte superior de esta página. Puede confiar en los muchos años de experiencia exitosa de nuestros expertos en la industria de ciudadanía y residencia por inversión (CRBI) y en la cooperación efectiva con socios locales en todo el mundo. Hemos ayudado a muchas personas ricas a obtener una segunda ciudadanía y realizar planes de respaldo en las jurisdicciones correctas donde se sienten seguros, libres y felices.

Notice blue

¿Le gustaría tomar la iniciativa? Le invitamos a reservar una consulta gratuita mediante una reunión de Zoom con nuestros expertos profesionales. Puede escribir hoy al correo electrónico que figura en la parte superior de esta página y organizar una discusión de todos los detalles relevantes.

¿Por qué necesita un segundo pasaporte?

Algunas de las razones más comunes para obtener la ciudadanía por inversión Los pasaportes del Caribe han sido motivados por el deseo de ser una de esas personas felices con ciudadanía múltiple/doble que son libres de elegir y viajar a cualquier destino anfitrión para educación, residencia, negocios, jubilación.

¿Vale la pena solicitar la ciudadanía económica durante la pandemia?

Los programas de ciudadanía por inversión (anteriormente llamados Ciudadanía económica en las jurisdicciones del Caribe) continúan atrayendo inversores de todo el mundo… incluso durante la pandemia. Los países anfitriones modifican los términos de los programas para satisfacer las cambiantes necesidades y prioridades de los inversionistas. Por ejemplo, debido a la pandemia, que ha provocado las restricciones de viaje a nivel mundial, los inversores ahora pueden solicitar y realizar todos los trámites de forma remota.
Varios estados han ofrecido los llamados ‘descuentos a corto plazo’ ya que buscan cubrir los costos incurridos durante la pandemia. Santa Lucía, por ejemplo, ofreció un 50% de descuento en la inversión requerida en bonos del gobierno hasta fines de 2021. Los expertos aconsejaron aprovechar esta oportunidad, ya que la oferta no durará mucho. Comuníquese con nuestros expertos de International Wealth para obtener más detalles.

¿Qué tan rápido se emite un pasaporte de inversionista y cuánto cuesta?

La inversión requerida parte de USD 100.000. Las cinco jurisdicciones del Caribe Oriental (Antigua y Barbuda, Dominica, Granada, Santa Lucía y San Cristóbal y Nieves) ofrecen tarifas y beneficios muy similares. Por lo general, toma de 3 a 6 meses desde que envía la solicitud hasta que recibe sus pasaportes en sus manos, aunque entran en juego muchos factores, por lo que podría ser más o menos.

¿Necesita una consulta?
Ayúdenos a hacer que el portal sea aún más informativo, actualizado y valioso para usted y su negocio.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.