El mayor portal sobre protección y diversificación de activos internacionales

Horas Laborales 9:00-18:00 wknd
icon-skype-png icon-telegram-png icon-viber-png icon-whatsapp-png

El mayor portal sobre protección y diversificación de activos internacionales

Horas Laborales
9:00-18:00 wknd
+372 5 489 53 37
+381 6911 12327

¿Cómo evitar la doble imposición y reducir legalmente las obligaciones fiscales?

Los directivos de cualquier entidad empresarial o corporativa que se dedique a operaciones comerciales a nivel nacional o internacional y obtenga ganancias, se encuentran preocupados por la carga fiscal que deben asumir. Los propietarios de dichas empresas suelen compartir esta inquietud, especialmente cuando el país aplica una estructura tributaria progresiva que impone tasas más altas a los ingresos más elevados. Los empresarios encargados de la administración de estas compañías comprenden que el pago de impuestos es inevitable, y recurren a métodos legales para evitar la doble imposición, evitando así graves consecuencias derivadas de prácticas ilegales de evasión fiscal. Sin embargo, ¿qué acciones pueden llevarse a cabo cuando surge el problema de la doble imposición, es decir, cuando los mismos ingresos son gravados en dos ocasiones en las declaraciones? ¿Y de qué manera las empresas evitan este fenómeno de doble tributación?

Double taxation

La problemática de la doble imposición se presenta con mayor frecuencia de lo que se podría pensar. Además, este fenómeno puede surgir tanto en transacciones comerciales a nivel nacional como en actividades empresariales internacionales. Incluso en jurisdicciones extraterritoriales que se consideran inicialmente libres de impuestos, existe la posibilidad de que una empresa o sociedad se vea sometida a una doble tributación. ¿Existen enfoques y estrategias efectivas para abordar esta cuestión? Nuestros especialistas le proporcionarán información sobre los métodos legales para evitar la doble imposición.

Notice blue

Atención: Una de las formas más eficaces de reducir los impuestos es registrar una sociedad offshore en una jurisdicción que se adapte a sus requisitos específicos. Puede elegir la opción óptima, determinar el conjunto de servicios y obtener respuestas a todas las preguntas relacionadas con el establecimiento y la gestión de una empresa durante una consulta individual gratuita.

banner_people

Para consultar, envíe sus datos de contacto

Consulte la lista de documentos requeridos, y obtenga los detalles del proceso, los términos y costos.

Contacte a un asesor

Hablemos por messenger

¿Qué es la doble imposición?

Toda actividad generadora de ingresos conlleva la obligación de pagar impuestos. En las naciones civilizadas, esta premisa se considera innegable. Si bien se puede debatir sobre la excesiva carga tributaria que afecta a las empresas, la necesidad de realizar transacciones comerciales con pérdidas en ocasiones y el alto e irracional gasto público, es un hecho que todos estamos obligados a cumplir con nuestras obligaciones fiscales.

El problema de la doble imposición empresarial surge cuando los impuestos sobre una misma renta deben ser abonados en dos ocasiones. Un ejemplo típico (aunque no el único) es el caso de una empresa o sociedad que distribuye dividendos a sus accionistas. La entidad jurídica debe pagar inicialmente el impuesto sobre sociedades, y posteriormente los accionistas (quienes son copropietarios efectivos de la empresa) deben tributar nuevamente sobre esos mismos ingresos en sus declaraciones personales. Este problema suele manifestarse al cierre del ejercicio fiscal y no afecta a las empresas de carácter internacional o transnacional.

Otro ejemplo de doble imposición se presenta en una situación común en la cual una entidad jurídica lleva a cabo actividades comerciales en el extranjero, en una jurisdicción que no se considera completamente extraterritorial desde una perspectiva formal y efectiva. En este escenario, las obligaciones fiscales por los mismos ingresos pueden surgir tanto en el país donde se realiza la actividad comercial como en la jurisdicción donde la entidad tiene su residencia fiscal. La doble imposición en este contexto trasciende las fronteras nacionales, lo que dificulta las soluciones sencillas para abordarla.

No todas las empresas se enfrentan a este tipo de problemas. Para cada caso en particular, existen enfoques específicos para contrarrestarlos, aunque en algunos casos puede ser necesario aceptar la doble imposición debido a una combinación de factores. Evaluar la situación de manera independiente y comprender las estrategias concretas para abordar este problema puede resultar desafiante, especialmente si no se cuenta con suficiente experiencia en la optimización fiscal y jurídica. Por consiguiente, la mejor solución para evitar la doble imposición es contar con profesionales expertos y desarrollar un plan que permita reducir la carga fiscal de manera adecuada.

¿Qué es la doble imposición para las sociedades y empresas que realizan negocios nacionales?

El fenómeno de la doble imposición afecta principalmente a las grandes estructuras empresariales que distribuyen dividendos a sus accionistas. No se presenta en todos los países ni para todas las formas jurídicas de organización. Por lo tanto, resulta crucial determinar si una empresa en particular está sujeta a la doble imposición y si este problema puede resolverse. Para abordar esta cuestión, es necesario examinar las particularidades de la legislación fiscal del país correspondiente. Los consejos y recomendaciones generales son de escasa utilidad y podrían no generar el efecto deseado. Por lo tanto, al hablar de la doble imposición a nivel nacional, es relevante considerar el ejemplo de Estados Unidos, donde este problema es especialmente significativo.

En Estados Unidos, la doble imposición se refiere exclusivamente a las sociedades de Clase C y a las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL) que han optado por un régimen fiscal específico. El hecho es que las sociedades de Clase C tributan como entidades legales independientes. Esto implica que los accionistas no quedan exentos de sus responsabilidades fiscales personales, lo que genera una situación de doble imposición. La combinación de estos dos factores determina las dificultades que enfrentan los propietarios de empresas estructuradas como entidades de Clase C.

Entre las formas organizativas y jurídicas de hacer negocios en Estados Unidos que no suelen estar sujetas a doble imposición figuran:

  • propietarios únicos
  • asociaciones
  • Empresas de la Clase S
  • Sociedades de responsabilidad limitada (SRL).

Estas últimas pueden optar por el formato de tributación C-Class, pero esta decisión es voluntaria. En muchos casos, las ventajas de este cambio superan los posibles inconvenientes de pagar un doble impuesto de sociedades. Sin embargo, la decisión final sobre la forma organizativa y jurídica de hacer negocios sólo debe tomarse tras un análisis minucioso de todos los factores pertinentes.

¿Cómo funciona técnicamente la doble imposición? Una empresa o sociedad de clase C es una entidad jurídica independiente, distinta de sus accionistas. El pago efectivo de impuestos se realiza al final del ejercicio y se calcula en función de los beneficios obtenidos durante ese periodo.

Además de pagar impuestos al gobierno, la empresa o sociedad tiene que liquidar con sus accionistas. Si se reparten dividendos, los propietarios de la estructura también deben pagar impuestos (el importe se calcula en función de los dividendos recibidos). Pero en ambos casos, los impuestos se pagan sobre la misma renta (los beneficios de la empresa o sociedad en el ejercicio).

¿Cuáles son los 3 modos de eliminar la doble imposición para las pequeñas empresas?

Existen estrategias efectivas para abordar la problemática de la doble imposición, aunque su implementación no se puede considerar sencilla. Es de suma importancia comprender que la reducción o la no tributación de impuestos de manera legítima solo puede llevarse a cabo a nivel empresarial. La porción de los ingresos que se distribuyó a los accionistas en forma de dividendos no puede ser modificada. Por lo tanto, es factible combatir la doble imposición en el caso de una empresa o sociedad si no se han repartido beneficios entre los accionistas.

Opción nº 1. Abandonar la estructuración empresarial C-Corp

¿Cómo evitar la doble imposición de las C-Corp? Aunque parezca paradójico, la alternativa más conveniente sería abandonar este modelo de estructura empresarial. La principal ventaja de esta estrategia radica en su alta confiabilidad. Al optar por cualquier otro tipo de entidad legal al momento de constituir una empresa en lugar de una C-Corp, el problema de la doble imposición deja de ser relevante. Es importante destacar que la C-Corp presenta numerosas ventajas indiscutibles para llevar a cabo transacciones comerciales. Además, la separación jurídica de los accionistas en muchos casos puede considerarse un argumento favorable. Sin embargo, si se planea distribuir los beneficios generados por la gestión de la empresa en forma de dividendos, es poco probable que la C-Corp sea la opción preferida.

¿Qué tipo de titularidad evita la doble imposición? He aquí posibles opciones alternativas para registrar una nueva empresa que permiten evitar la doble imposición (utilizando el ejemplo de Estados Unidos; en la legislación sobre sociedades de otros países se prevén formatos similares):

  • Empresa unipersonal. Para los empresarios que buscan crecimiento y desarrollo, este formato no es prometedor. Sin embargo, la empresa unipersonal es una forma bastante aceptable para las pequeñas y medianas empresas en las que la expansión no es una prioridad absoluta.
  • Sociedad colectiva. Se trata de un formato de transmisión para realizar negocios, que no implica doble imposición. Los ingresos derivados de las actividades comerciales se transfieren a cada socio, que paga impuestos como persona física.
  • S-Corporation. El modelo fiscal de este tipo de entidad jurídica es similar al adoptado para una sociedad colectiva. Por lo tanto, los impuestos los pagan los propietarios (organizadores) como personas físicas.
  • LLC con un socio. Las normas fiscales son las mismas que para una sociedad colectiva. El propietario de la empresa, gracias al principio de transparencia, está sujeto a tributación como persona física. A petición suya, una SRL puede registrarse como sociedad anónima. En este caso, surgirá el problema de la doble imposición, pero las oportunidades adicionales de crecimiento y desarrollo pueden compensar esta desventaja condicional.
  • LLC con varios miembros. La situación fiscal es generalmente análoga a la de la opción con un único miembro.

Explore los mejores países libres de impuestos para constituir su empresa y elija la opción más adecuada.

Cuando se trata de seleccionar la estructura organizativa y jurídica de una empresa en países con una legislación societaria similar a la de Estados Unidos, no es recomendable tomar una decisión únicamente con el objetivo de evitar la doble imposición. Es fundamental considerar todos los factores disponibles y tener en cuenta que, para una empresa registrada con perspectivas de crecimiento futuro, el formato de Clase C suele ser más favorable.

Opción nº 2. Transferencia de los ingresos de una empresa/sociedad a beneficios no distribuidos

Si todos los ingresos se destinan al desarrollo de la empresa sin distribuir dividendos entre los accionistas, es posible evitar los inconvenientes relacionados con la doble imposición. Este enfoque resulta aceptable y lógico durante las etapas iniciales de actividad comercial de una empresa o sociedad. No obstante, a medida que el negocio se expande, los accionistas podrían no estar conformes con la expectativa continua y podrían exigir un rendimiento de su inversión a través del pago de dividendos.

Opción 3: Convertir a los accionistas en empleados

Este enfoque para evitar la doble imposición en las empresas se fundamenta en la premisa de que el personal de la empresa recibe un salario proveniente de los ingresos sujetos a impuestos. Este tipo de gasto es elegible para deducciones fiscales legales, lo que disminuye considerablemente el impacto negativo de la doble imposición. Aunque no es aplicable en todos los casos, esta opción es plenamente legal y, en determinadas situaciones, puede generar ahorros sustanciales.

La selección de la estructura organizativa y jurídica para llevar a cabo negocios, con la prioridad de minimizar legalmente los impuestos, es una tarea sumamente compleja. Al elegir el formato de Clase C, las empresas en muchos países se enfrentan al desafío de la doble imposición de sociedades. Aunque existen métodos legales para evitarla, su aplicabilidad es limitada y no todos los enfoques son universalmente válidos.

En consecuencia, si la empresa se registra con la intención de seguir expandiéndose, deberá aceptar la doble imposición o considerar la posibilidad de establecer una entidad en una jurisdicción alternativa. Es importante destacar que no se deben considerar opciones que involucren prácticas ilegales, ya que esto acarrearía graves problemas legales.

Consulte las estrategias más populares para utilizar una sociedad holding con el fin de optimizar la fiscalidad.

Convenios de doble imposición y comercio internacional

Cuando una empresa opera fuera de la jurisdicción en la que está registrada, la doble imposición es un problema común. Durante las últimas dos o tres décadas, un enfoque típicamente utilizado ha sido trasladar la empresa a una jurisdicción extraterritorial donde no se requiere o los impuestos son muy bajos.

Aunque este enfoque todavía es válido, ha perdido gran parte de su popularidad debido a que el uso de entidades extraterritoriales para una planificación fiscal agresiva se ha vuelto mucho más difícil e incluso en algunos casos ilegal. Por lo tanto, si una empresa desea evitar la doble imposición, la única opción real es recurrir a los tratados de doble imposición (TDI).

La cuestión fundamental de la fiscalidad internacional de las empresas es similar al caso en el que una empresa realiza negocios a nivel nacional. En el segundo caso, la doble imposición implica que el impuesto sobre la misma renta se paga tanto por la empresa (a nivel corporativo) como por sus accionistas (personas físicas). Con un modelo de negocio internacional, en determinadas situaciones, el impuesto sobre la misma renta debe pagarse tanto en el país de registro de la empresa como en el país de residencia fiscal del propietario.

La cuestión de la doble imposición no es ignorada por los gobiernos. Un método común para abordarla, que no depende exclusivamente de la empresa en sí, es aprovechar las oportunidades que ofrecen los tratados bilaterales de doble imposición. En algunos casos, estos tratados permiten la exclusión total de impuestos adicionales, pero más frecuentemente la empresa puede obtener una deducción sustancial, aunque no del 100%.

He aquí una guía definitiva sobre la fiscalidad de las sociedades offshore.

Inconvenientes de los TDT que repercuten negativamente en su eficacia para combatir la doble imposición:

  • Los pagos fiscales adicionales no siempre se compensan totalmente, por lo que las empresas pueden seguir soportando cierta carga fiscal adicional.
  • Los TDT suelen firmarse entre dos países, por lo que siempre existe el riesgo de que la actividad de una empresa dedicada a negocios internacionales no esté regulada por ellos.
  • Los TDT no suelen aplicarse a las sociedades offshore o tienen una aplicabilidad limitada.
  • Cada jurisdicción, aunque haya firmado un TDT, puede tener sus propias normas para calcular y deducir los impuestos extranjeros.
  • Los beneficios que aportan los TDT suelen ser unilaterales.
  • El uso eficaz de los TDT para combatir la doble imposición requiere tener en cuenta muchos factores individuales específicos de cada caso (como el estatus de residencia).

Tipos de TDT utilizados para reducir el efecto de la doble imposición

Cuando las condiciones iniciales se comprenden claramente y la empresa se estructura considerando la optimización fiscal futura, no deberían surgir problemas significativos. El impacto de la doble imposición, si se llega a sentir, puede ser eficazmente compensado sin cruzar límites legales. No obstante, si se toman decisiones impulsivas, una empresa dedicada a negocios internacionales puede enfrentar numerosos problemas, algunos de los cuales pueden ser irreversibles.

Descubra cómo los multimillonarios ahorran impuestos legalmente.

Los tipos de Convenios de Doble Imposición incluyen:

  • Tratados bilaterales: celebrados entre dos países, estos acuerdos no afectan a los impuestos si las actividades empresariales se extienden a otras jurisdicciones.
  • Tratados multilaterales: firmados por varios países, funcionan igual que los bilaterales, pero afectan a muchas jurisdicciones a la vez. Ejemplos típicos son la SAARC (Asociación del Asia Meridional para la Cooperación Regional) y la APAC (Asia-Pacífico).
  • Acuerdos de Intercambio de Información Fiscal (AIIF) – estos acuerdos no reducen directamente el impacto negativo de la doble imposición, pero indirectamente, a través de la lucha contra las prácticas fiscales perniciosas, su impacto es positivo.
  • Acuerdos para evitar la doble imposición (AEDT): acuerdos que abarcan determinados tipos de impuestos y permiten paliar parcialmente los efectos negativos de la doble imposición. Sin embargo, en algunos casos pueden resultar inútiles (por ejemplo, si la renta no está claramente especificada en el acuerdo).
  • Convenios generales para evitar la doble imposición: la opción estándar y más aceptable para las empresas, adecuada para cualquier tipo de renta sin ninguna restricción.

¿Desea obtener la doble residencia fiscal? Descubra todas las condiciones necesarias y las consecuencias de tal decisión.

Cómo evitar la doble imposición sobre la renta extranjera: métodos basados en los convenios para evitar la doble imposición

Los convenios internacionales son la única vía legal para evitar el pago de impuestos sobre los mismos ingresos. Si bien no es una solución perfecta y en ocasiones puede no ser aplicable, puede lograr un efecto significativo dentro del marco legal cuando se utiliza de manera efectiva. Sin embargo, si los convenios fiscales se aplican sin una planificación previa y sin comprender su esencia, las empresas internacionales pueden enfrentar problemas importantes.

Método de exención

Se brinda a la empresa/sociedad la oportunidad de eximir de impuestos (ya sea total o parcialmente) los ingresos que ya han sido gravados en el país de origen. Los detalles de este método se establecen en un acuerdo estándar para evitar la doble imposición celebrado entre dos países.

Las opciones estándar son las siguientes:

  • Exención total: los ingresos sujetos a imposición en el país de origen no se tienen en cuenta a la hora de calcular la base imponible de la empresa en el país de residencia fiscal.
  • Exención progresiva – similar a la opción anterior, con la única diferencia de que los ingresos no se tienen en cuenta directamente para la tributación en el país de residencia fiscal, sino que se utilizarán para determinar el tipo impositivo.

Método de crédito

Los ingresos generados por actividades comerciales internacionales serán considerados en ambos países (formarán parte de la base imponible). No obstante, en la jurisdicción de residencia fiscal, la empresa tendrá la oportunidad de deducir el impuesto ya pagado en otro país.

Las opciones estándar son las siguientes:

  • Método de crédito íntegro: no existen restricciones a la deducción fiscal en el país de residencia (residencia fiscal).
  • Método del crédito ordinario: sólo se permite la parte del impuesto que se pagó realmente en el país de origen y no superó el tipo impositivo del país de residencia (deducción del menor valor).

Consulte las 16 zonas offshore más populares para la planificación fiscal.

Método de crédito básico

Este método se aplica en los casos en los que los mismos ingresos generados por una empresa que realiza actividades internacionales están sujetos a doble imposición tanto en el país de registro como en el país de residencia fiscal. La doble imposición ocurre primero a nivel de la empresa (como persona jurídica) y luego a nivel de los accionistas a través de los dividendos recibidos (como personas físicas). La esencia de este método radica en permitir a las empresas y a sus accionistas deducir los impuestos pagados (ya sea en su totalidad o parcialmente) en el país donde se generaron los ingresos.

Método de crédito fiscal preferente

Se otorga un crédito por el monto del impuesto pagado en el país de origen de los ingresos, que no se pagó efectivamente debido a incentivos fiscales especiales o períodos de exención fiscal.

Los métodos que permiten evitar la doble imposición son la única forma legítima de evitar pagar impuestos dos veces por los mismos ingresos. En el caso de los negocios nacionales, las empresas/sociedades tienen diversas opciones y pueden utilizar cualquier método adecuado o una combinación de ellos.

Sin embargo, en el caso de los negocios internacionales, la única alternativa legal es recurrir a los tratados de doble imposición. La aplicación práctica de estos tratados implica varias dificultades y, con frecuencia, para lograr un resultado óptimo, las empresas deben estudiar detenidamente el tratado específico y ajustar su actividad en consecuencia.

Optimizar la fiscalidad y eliminar la doble imposición por los mismos ingresos de manera independiente es extremadamente difícil. Por lo tanto, recomendamos encarecidamente que se pongan en contacto con expertos en International Wealth y discutan la situación en el marco de una consulta individualizada.

Aprenda a pagar impuestos en EE.UU. de la forma más fácil y rápida posible: las 10 opciones principales.

Estos son algunos de nuestros servicios más populares relacionados con el registro de sociedades offshore (sujetos a ciertas condiciones, permiten importantes ahorros fiscales sin salirse del ámbito legal):

Correo electrónico de contacto con expertos de International Wealthl – info,[email protected].

¿Necesita una consulta?
Ayúdenos a hacer que el portal sea aún más informativo, actualizado y valioso para usted y su negocio.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.