El mayor portal sobre protección y diversificación de activos internacionales

Horas Laborales 9:00-18:00 wknd
icon-skype-png icon-telegram-png icon-viber-png icon-whatsapp-png

El mayor portal sobre protección y diversificación de activos internacionales

Horas Laborales
9:00-18:00 wknd
+372 5 489 53 37
+381 6911 12327

Determinando la Reserva Segura de Efectivo en Moneda Física que puede tener en casa.

¿Cuál es la suma prudente de dinero para conservar en el entorno doméstico? La respuesta concisa radica en la variable de los recursos financieros individuales. La posesión de efectivo físico confiere un grado de libertad, confidencialidad y seguridad. La decisión definitiva de resguardar efectivo en el hogar y, en caso afirmativo, la cuantía a considerar, se halla supeditada a la situación de cada persona. Naturalmente, esta elección se halla influenciada por una gama diversa de circunstancias y restricciones.

Entonces, ¿cuáles son los elementos determinantes que condicionan la cantidad de efectivo lógica y apropiada a mantener al margen del sistema bancario?

Keeping money at home

1. Política gubernamental sobre la circulación de efectivo

Hasta el momento, ningún gobierno en el mundo ha establecido un límite máximo para la cantidad de dinero en efectivo que un individuo puede resguardar en su hogar, que exceda el cual dichos ahorros se tornen ilegales. Sin embargo, es importante señalar que varias naciones han instaurado regulaciones legales que afectan las actividades y transacciones financieras relacionadas con el flujo de dinero en efectivo:

  • Cuando se cruzan fronteras, declarar el dinero en efectivo que se lleva encima puede ser obligatorio. Aunque países como Turquía no imponen límites a la cantidad de dinero en efectivo que se puede introducir, su exportación está sujeta a rigurosas restricciones. Para evitar posibles problemas legales con las aduanas, debe investigar a fondo las leyes que rigen la importación y exportación legal de dinero en efectivo cuando se viaja internacionalmente. Los viajeros frecuentes deben tener en cuenta que la cantidad de efectivo que pueden llevar consigo es limitada, y puede ser necesario mantener parcialmente los fondos en una forma que no sea efectivo.
  • En varios países europeos, se aplican normativas rigurosas en relación con los pagos efectuados en efectivo. Los ciudadanos y residentes por lo general no pueden utilizar dinero en efectivo para adquirir bienes y servicios que excedan una cifra predeterminada, generalmente oscilando entre 1.000 y 3.000 euros. Los comerciantes, a menos que se trate de compradores extranjeros, no pueden aceptar pagos en efectivo que superen estos límites, siendo los visitantes internacionales quienes disfrutan de umbrales de pago más elevados, que a menudo alcanzan los 15.000 euros.
  • La realización de depósitos significativos en efectivo en una cuenta bancaria podría atraer la atención de las autoridades fiscales. En Estados Unidos, los empleados bancarios tienen la obligación de informar a las autoridades tributarias sobre cualquier depósito que exceda los 10.000 dólares realizado en una cuenta corriente o de ahorro. Para evitar el escrutinio de las autoridades, podría resultar más conveniente conservar cantidades substanciales de dinero en forma física.
  • Al solicitar o renovar un permiso de residencia, es posible que se requiera mantener una determinada suma de dinero en una cuenta bancaria local como prueba de solvencia. Con frecuencia, se exige a los extranjeros que abran una cuenta bancaria local con un saldo superior al salario promedio de la región en cuestión, a efectos de demostrar su capacidad financiera.

2. Normas de mercado que regulan la circulación del efectivo

Las entidades empresariales, incluyendo las instituciones bancarias, establecen sus propias normativas en relación con la modalidad en que los clientes deben efectuar los pagos por productos y servicios, en paralelo a los esfuerzos gubernamentales por supervisar las actividades financieras de los ciudadanos. Estas regulaciones obedecen a razones fundamentales, dado que las transacciones en efectivo pueden conllevar costos considerables. Salvaguardar el dinero en efectivo, así como su recolección y transporte, implica gastos adicionales que reducen la rentabilidad empresarial.

Diversas medidas se han implementado para reducir el uso del efectivo como medio de pago:

  • Un ejemplo es que en muchos comercios minoristas los clientes sólo pueden pagar a través de un terminal electrónica, no aceptándose el papel moneda por problemas técnicos.
  • Otro ejemplo es la prevalencia de las opciones de pago en línea de servicios, ya que los métodos de pago tradicionales ya no son suficientes. Esto es especialmente cierto en el caso del pago de facturas de servicios públicos. Normalmente, solo se puede hacer a través de la banca en línea en los países desarrollados.
  • Un buen historial crediticio es cada vez más importante, ya que muchos bancos aprueban préstamos baratos sólo para consumidores activos. Esto significa que las personas que vayan a solicitar una hipoteca inmobiliaria con tipos de interés bajos y cómodos planes de pago a plazos deberán demostrar que pueden utilizar las tarjetas de crédito de forma responsable para los gastos cotidianos y efectuar pagos no monetarios.
  • Muchos bancos tienden a limitar la cantidad de efectivo que se puede retirar de los cajeros automáticos diaria o mensualmente, mientras que los usuarios tienen restringido el número de pagos en línea que realizan con sus tarjetas.

Con la intención de disminuir la dependencia del efectivo, gobiernos, instituciones bancarias y empresas han implementado una serie de medidas. Los profesionales en finanzas recomiendan mantener únicamente una cantidad mínima de efectivo para situaciones de urgencia y emergencia. No obstante, en un contexto en el que los gobiernos buscan una mayor supervisión de las finanzas digitales y donde muchas personas aún prefieren métodos de pago convencionales, surge la pregunta sobre la prudencia de seguir este consejo. Consideremos las posibles implicaciones de estas sugerencias.

Argumentos a favor y en contra de tener el dinero en efectivo al alcance de la mano

Argumento: Mantener grandes sumas de dinero en efectivo en el domicilio conlleva riesgos, ya que las autoridades pueden incautarlo en caso de sospecha de actividad ilegal, incluso sin demostrar culpabilidad ante un tribunal.

Contraargumento: Por otro lado, los bancos pueden congelar una cuenta de manera rápida y con un grado de seguridad del 100%. A diferencia de ello, existen múltiples lugares seguros para ocultar dinero en efectivo, lo que disminuye su vulnerabilidad ante confiscaciones gubernamentales o fuerzas del orden.

Argumento: El riesgo de guardar efectivo en casa radica en la posibilidad de extravío o robo, sin garantía alguna de recuperación. Además, el dinero en efectivo se encuentra expuesto a daños por desastres naturales, fuego o agua.

Contraargumento: A pesar de que los bancos pueden parecer más seguros, presentan sus propias desventajas. Las cuentas bancarias pueden ser congeladas o confiscadas por el gobierno, y las instituciones bancarias también pueden declararse en quiebra o sufrir fallos de seguridad. Las tarifas bancarias y los intereses pueden erosionar el ahorro con el tiempo.

Argumento: Mantener dinero en efectivo en casa puede representar una oportunidad perdida para aumentar potencialmente la riqueza, ya que la inversión en acciones, bonos u otros instrumentos financieros puede generar ingresos pasivos y aumentar los ahorros con el tiempo.

Contraargumento: Invertir también conlleva riesgos, y no hay garantía de beneficios ni de crecimiento. Las fluctuaciones del mercado, las recesiones económicas y otros factores pueden provocar pérdidas en lugar de ganancias. Para algunas personas, la percepción de seguridad de mantener el dinero en casa supera los beneficios potenciales de invertir.

Una vez analizados los beneficios e inconvenientes de guardar dinero físico, ¿qué podemos concluir? A pesar de ser una forma anticuada de acumular ahorros, el método presenta más ventajas que inconvenientes. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertas realidades a la hora de decidir cuánto efectivo guardar en casa:

  • Las cuentas bancarias y las transacciones no monetarias son esenciales en los tiempos modernos, por lo que conviene guardar algo de dinero en el sistema bancario para diversas necesidades. Recuerda, no obstante, que la cantidad no debe superar el máximo que reembolsará el Fondo de Seguro de Depósitos.
  • Para diversificar los ahorros, conviértelos en distintas monedas. Conserva la cantidad necesaria para los gastos diarios en moneda nacional durante un año, y convierte el resto en monedas de reserva libremente convertibles o en las monedas menos propensas a la inflación.
  • Guarde en casa sólo el número de billetes físicos que pueda transportar fácilmente en caso de emergencia. Recuerda que el dinero, como cualquier otro objeto físico, tiene peso y tamaño, así que evalúa bien tus limitaciones físicas para poder trasladar el efectivo de casa en caso necesario. 
  • Para diversificar las inversiones, puede considerar los metales preciosos. Los lingotes y monedas de oro, por ejemplo, son los equivalentes al dinero en efectivo que puedes tener en casa.
  • Cambie periódicamente los billetes antiguos por otros de nueva emisión y manténgase informado de las noticias del Banco Central sobre los billetes que se retiran de la circulación. Así evitarás problemas cuando los vendedores u otras partes no puedan aceptar dinero obsoleto como forma de pago.
  • Si cree que es sensato convertir una parte de sus ahorros a un formato distinto del efectivo, considere las criptomonedas y los bancos extraterritoriales que respetan la confidencialidad de los clientes, como los del norte de Chipre.

Teniendo esto en cuenta, la recomendación de no guardar más de 1.000 dólares en efectivo en casa mencionada anteriormente es un tema de debate. Aunque guardar dinero físico tiene algunos inconvenientes, se sigue considerando una opción de almacenamiento más fiable que la banca.

¿Necesita una consulta?
Ayúdenos a hacer que el portal sea aún más informativo, actualizado y valioso para usted y su negocio.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.